La Romántica Boda de Celia & Michel. Parte1.

«Cuando comencé mi trabajo como periodista deportiva, el destino quiso que conociera a Michel mientras trabajaba, por esa época Michel ya destacaba como jugador de Valencia CF y aunque todo comenzó como una bonita amistad, siempre hubo algo muy especial entre nosotros, la forma de mirarnos, de reírnos juntos… una chispa especial. Seguimos cada uno nuestro camino viajando por diferentes ciudades, él como futbolista y yo como periodista deportiva y aunque seguimos en contacto, no fue hasta que la vida nos juntó de nuevo en nuestra ciudad, en nuestra tierra, Valencia. Como dos amigos que hace mucho tiempo que no se ven, estuvimos horas hablando y riendo, de un café pasamos al cine, del cine a una cena… y desde entonces no nos hemos separado. El fútbol quiso que nuestras vidas se cruzaran, es una parte muy importante de nuestras vidas, tanto que hasta nos prometimos en el campo de Mestalla, Michel me llevó con los ojos vendados y en el centro del campo me pidió matrimonio, uno de los días más felices de nuestras vidas.

Una vez prometidos, empezamos con los preparativos, al vivir fuera de Valencia y con Michel en plena temporada apenas teníamos tiempo, por suerte para Organizar toda nuestra Boda contamos con el equipo de EL JARDÍN & CO., confiamos por completo en ellos y nos ayudaron a conseguir la boda que queríamos, romántica, llena de detalles, con miles de luces y una gran fiesta final.  No me cansaré de decirlo, contar con EL JARDÍN & CO. fue una de las mejores decisiones que tomamos.«

Mi look de novia.
Desde que me prometí sabía que mi vestido de novia lo diseñaría  Alicia Rueda, que también diseñó el vestido de mi madre. Cada viaje a Bilbao juntas era toda una experiencia y volvíamos hablando todo el camino de la prueba, los detalles y las propuestas de Alicia. Mi primer vestido  quería que fuera muy elegante y clásico ya que me casaba en la Real Basílica de la Virgen de los Desamparados de Valencia, el toque especial un gran lazo en el hombro y la combinación de dos tipos de tejidos crep y flocado de seda, y el velo era de plumeti. Como joyas únicamente llevé la alianza de brillantes que me regaló Michel en la pedida y unos pendientes diseño exclusivo de esmeraldas y brillantes, regalo de mis padres. Mis zapatos fueron de color mint, personalizados por Marian Loveshoes, estaban pintados a mano nuestros nombres, la fecha de la boda, un dibujo representando la pedida y una palabra significativa para nosotros «Sempiterno» .Mi ramo lo diseñó Carmen de EL JARDIN & Co, era una combinación perfecta de mis flores favoritas, rosas inglesas y peonias, con toques de verde suave y eucalipto.

Llegué a la Basílica en un coche de caballos de color negro junto a mi padre, vestido con chaqué clásico hecho a medida, uno de los momentos más importantes y emocionantes para mí, fue caminar hacia el altar de su brazo y ver a Michel esperándome feliz. Michel eligió un chaqué azul confeccionado a medida en la sastrería Seligra de Valencia, tanto los zapatos como la corbata y la camisa bordada con sus iniciales también fueron de allí, gracias al trabajo de Adrian Balaguer. Los gemelos Mont Blanc, personalizados con su nombre y la fecha de la boda, fueron un regalo mío y su reloj un Rolex.  ¡Estaba guapísimo!
La madre de Michel, estaba muy elegante, lució un vestido en rosa empolvado diseño de Luis Rocamora.

Al altar me acompañaran mis 4 niños de arras, Yago, Luca, Pablo y Herma, estaban para comérselos con trajecitos confeccionados por Ninette & Co de lino en color mint a juego con mis zapatos.

Nos casamos el 29 de junio en la Real Basílica de la Virgen de los Desamparados de Valencia, fue una ceremonia muy emotiva que ofició un amigo de la familia, de fondo contamos con un coro a 8 voces con Cristina Veillard como soprano y voz principal. Tras la ceremonia todos nuestros invitados nos esperaron a la salida donde nos lazaron flores y hojas de olivo. Nuestros amigos del País Vasco nos sorprendieron bailando la danza tradicional Aurresku que ensayaron durante meses, la Plaza de la Virgen se llenó de curiosos y nos rodearon por completo, fue muy especial.

Ya casados, salimos de la Plaza de la Virgen en coche de caballos y cambiamos a un coche biplaza descapotable que condujo Michel hasta la Masia Aldamar en Godella, donde celebramos nuestra boda.

También te gustará

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.